¿Ande vas Andrés?; al ambulatorio

Últimamente entre Gripe A, virus estomacales -cagalera repentina-, vejez prematura,… estamos apañaos.
Hace una semana, tuve que ir al Ambulatorio porque no podía aguantar más, deciros que llevaba sin ir unos 2 años, bueno, pues ahí va el tema. ¿Os habeís fijado que la gente del Ambulatorio siempre es la misma?, curioso ¿verdad?.
De hecho cuando entras, la gente se te queda mirando como diciendo, ¡¡¡Forastero a la Vista!!! ¿qué le pasará?, ¿de quien es hijo?, ¿que habrá comido?, ¿dónde vive?… ¿en las Cuatro Puertas?, no, qué dices, ese es del Barrio Nuevo. Todas esas personas que conforman el atrezo de ese estupendo lugar de reunión, utilizan siempre la misma forma de hablar, tienen un lenguaje propio basado en dolores y dolamas, pruebas de orina envueltos en papel de plata y análises diversos. Además todas, sobre todo porque son marujas -sin ánimo de ofender- aprovechan para hablar sobre qué están cocinando, sobre trasiego diario de la ropa de sus hijos y sus respectivos maridos, y por supuesto para darte un diagnóstico de lo que te pasa antes de que te vea el médico.
Otra cosa que me sorprende, es que estas mujeres, no todas son mayores -aunque lo parezca-, me di cuenta que hay una buena cantera de otras señoritas que siguen sus mismos pasos. Como una me dijo… no hay semana que no venga un par de veces al médico, porque eso sí, te hablan y te explican todo esto, sin tu interesarte sobre qué están haciendo de comer….
Aún así, deciros que es un lugar peculiar, el cual no estaría mal si no hiciese tanto frio.

Tro-co-tró!

Anuncios

Una respuesta a “¿Ande vas Andrés?; al ambulatorio

  1. El ambulatorio es un microcosmos habitado por especímenes de lo más variado.
    Hay veces que el ambiente es medio festivo y proclive para intercambio de opiniones entre gente que en otras circunstancias ni se mirarían.
    Otras veces el caos y el malestar provocan unos tinglados de campeonato.
    Por lo general lo que abunda es el tedio, el aburrimiento y la desesperación.
    Yo en estos momentos de espera invariablemente me dedico a mirar a mi alrededor y hacer recuento de tías a las que me tiraría.
    No me preguntéis por que hago esto pero… la cosa es que que lo hago.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s