Archivo de la categoría: Me identifico

Día de cacería en los Almendros de’r tio Manué

Aún me acuerdo cuando íbamos de cacería. Nos levántabamos temprano, muy temprano diría yo. En el trayecto nos parábamos en el primer bar que veíamos abierto, o en su defecto en el Club de la 3ª Edad, primer lingotazo. Como hacía frio, cuando llegábamos al sitio, encendíamos una hogera, y comiamos tocino y bebíamos vino de la “bota” para entrar en calor. Saliamos a cazar y media hora después estabamos desayunando. Hora después del desayuno, y depués del desgaste, volvíamos a los coches, y nos íbamos al cortijo. Comiamos y bebiamos.

Luego a media tardes, después del siestorro, un par de peos y varios sobres de almax.

Fdo. JabalinoManso

Píldora de Felicidad (Me identifico)

Un mandril disparando…sobran los comentarios.
Si no te identificas con esta foto no eres un buen cocker, así que…

El Chinchorrero

Agustísimo

Madre mía, cuantas veces habré resistido yo la tentación de meter
la almendra por el escote de una mocica.
Por mucho que lo intenté nunca conseguí que se me ocurriera una
buena escusa (que evitase que me partieran la cara) para tal acto ,
por lo que al final decidí contentarme con tocar culos en grandes aglomeraciones.
Se que no es lo mismo, pero…es lo que tiene ser un fetichista
cobardica.

El Chinchorrero Sobón

Después de 5 cotillones, ligué!

Llevo tiempo queriendo escribir una de mis historietas, pero realmente no tenía la inspiración suficiente como para hacerlo. Esta tarde, última tarde del año, me han venido a la mente una serie de recuerdos y a la barriga unos retorcijones que me han inspirado a escribirla.

Hoy al igual que todos los fines de año, me encuentro un poco descompuesto debido a los nervios de lo que esta noche nos acontece, locura, diversión, vomiteras, desfase y dolor de cabeza al día siguiente, vamos lo típico de esta noche.

Joder, cómo me enrollo!

Bueno al caso. Esta noche al igual que hace como 7 años decidimos irnos a pasar la Nochevieja a Felix, pueblo especial para correrse una buena borrachera. Corría el año 2003 -aún estabamos con el tema del efecto 2000- cuando uno de mis amigos me dice, -Manso, subimos pa’rriba y pasamos la noche agustico en plan tranqui que no me apetece beber- , yo la verdad que no tenía muchas ganas, pero le dije, -veeenga, cago y voy-. Llegamos a eso de la 1 de la mañana, ya la gente estaba borracha, nos dieron las ansias y nos dió por pillarlos, entonces comenzamos a beber y mezcar -así sube antes-, a la 1:15 h. ya estaba que me caía, fue el momento en que ya perdí la corbata, -no pasa nada, sigamos, sigamos, venga, venga!-, se nos unieron la novia de mi amigo y unas amigas de esta, -¡yuju! qué ilu-, ¡entonces pasó la cosa más maravillosa de la noche!. Sonaba el megahit incombustible de Danza Invisible… -escuchadlo entero y seguid leyendo-

Imaginaros la escena, borracho como una mata intentando mantener el equilibrio, esta canción de fondo y la tía más fea del baile se me acerca y me dice (en plan romántico), -Manso, ¿te acuerdas cuando me morreé con Rascacio?- digo yo con cara retorcida y un peillo en el culo -Ahahá (no me acordaba)-, me dice -pues realmente quería morreame contigo- y digo yo -Ahahá mu’bien-, entonces me dice -ahora te toca a tí, ¡prepárate!, me bebo esta copa y nos vamos detrás de un olivo-. ¡¡¡¡Madre mía, madre mía!!!! ¡¡¡¡¡¡¡¡que guay!!!!!!!!! esa noche había triunfao, ¡¡¡¡qué locura!!!! ¡¡¡yujuuuuu!!!. Busqué a mi amigo insistentemente para contarselo, necesitaba decirselo a alguien -¡¿dónde estás cabrón?!, que no te encuentro-, lo busqué corriendo en los lugares que sabía que podía estar, la barra, el baño, detrás de un coche vomitando, el club de la tercera edad… y lo encontré en el pub. Allí estaba el tío bebiendo un ronaco con Coca-Cola en un cazo de leche -qué cabrón, qué bien se lo monta-, empiezo a contárselo entre abrazos y palmetazos en los hombros, mientras tanto bebo del cazo, no sé porqué nos pedimos otro cazico de ron, cuando sin esperármelo entra esta chavala por la puerta de pub, me quedo parado, se queda parada, me mira, yo la miro lascivamente, entorna un ojo, empiezo a hacer mi baile del cortejo, se me acerca, yo me acerco, se para, me peo, y fue el momento más bonito de la noche, cuando la tronca se puso a echar la ‘papa’ delante mía, diós mío qué ha comido esta tía, creo que inundó el pub en pota, me dí la vuelta y seguí bebiendo con mi colega.

Este ha sido uno de mis mejores cotillones! Sean felices!

Fdo. DonOmarManso

Reventódromo: Acción/Reacción III (Me identifico)

Acción

Reacción

Creo que en el futuro, cuando en las universidades virtuales se estudie el
fenómeno Cocker como punto de inflexión para una civilización enferma,
esta entrada en nuestra amada bitácora se pondrá como ejemplo definitivo
para expliar el porqué de que todo se hiciera mierda.
Afirmo.

El Chinchorrero

Me identifico VI

Hago mía esta entrada que publicó en su día un gran Cocker en su “Tapia del Caralibro”. Lo publico aquí con el objeto de que todos detectemos cuando un tio es virginsísimo, o en su defecto, un gran pajillero.

Fdo. FrenodeManoManso

Me identifico V

La modorra de después de comer te puede costar
la vida.

El Chinchorrero